¿Manta eléctrica para disminuir el dolor?

 

 

¿Sabías que la manta eléctrica sirve para mucho más que para calentarnos en invierno?

Efectivamente, la manta eléctrica es de una gran utilidad cuando tenemos dolor muscular, como el lumbar o cervical. Gracias al calor que transmite, ayuda a relajar nuestros músculos y por tanto, disminuir el dolor. Por suerte, hoy en día ya no tenemos que acudir hasta un sitio especializado para hacernos con una buena. Podemos encontrar una manta eléctrica de calidad en Amazon, o en muchas páginas de internet.

 

¿Cómo podemos usar una manta eléctrica para disminuir el dolor?

Si estamos ante una contractura muscular o un dolor muscular crónico, la manta eléctrica puede ayudarnos a disminuir el dolor. Aunque como siempre decimos, lo más recomendable es que un profesional sanitario nos valore, y pueda darnos un tratamiento y unas pautas de ejercicio personalizadas. En el caso de que queramos complementar el tratamiento, o paliar el dolor mientras esperamos nuestra cita, este aparato puede sernos de ayuda.

Lo más importante es ubicar la manta en la zona en la que presentemos la molestia. Son un remedio cómodo y fácil de usar: simplemente tenemos que enchufar la manta y seleccionar la temperatura adecuada (entre 34 y 36º para que sea efectiva, pero no nos genere malestar). En caso de tener alta sensibilidad, regularemos la temperatura hasta sentirnos cómodos. 

Una vez enchufada, y con la temperatura seleccionada, la colocamos en el sitio a tratar, y nos ponemos en una postura cómoda que nos ayude a relajar los músculos.

Es importante que, si vamos a usarla antes de dormir, nos hagamos con una que cuente con un sistema de apagado automático. De esta manera evitaremos que se quede encendida toda la noche, lo cual sería perjudicial para nosotros.

También hay que tener cuidado, y evitar su uso, si presentamos alguna de estas afecciones:

  • Cardiopatía
  • Apendicitis
  • Inflamación aguda del aparato locomotor
  • Consumo de anticoagulantes
  • Esguinces
  • Tendinitis
  • Torceduras
  • Fracturas

Para el caso de los esguinces, tendinitis, fracturas, o cualquier otra patología aguda que curse con inflamación, lo mejor es aplicar crioterapia. La crioterapia es la aplicación de frío en la zona lesionada, de manera que reducimos su inflamación. Si ponemos calor, aumentamos la vasodilatación de la zona, y con ello la inflamación y el dolor.

¿Cuánto tiempo podemos usar la manta eléctrica?

El tiempo de uso de la manta eléctrica no debe superar los 30 minutos seguidos. Para aumentar la eficacia, podemos usarla varias veces al día, incluso después de la sesión de fisioterapia. Lo ideal sería hacer varias aplicaciones, de unos 10 minutos, cada 2 ó 3 horas. Si por el trabajo, o por otras circunstancias, no es posible, podemos usarla durante 30 minutos al final del día para disminuir los dolores. Esto, además, nos ayudará a conciliar mejor el sueño y a estar más relajados.

Fuente: Daniel Utrilla

¿Por qué el corrector de postura de espalda es aconsejable?

A lo largo del día tendemos a pasar muchos momentos sin movernos, pues la vida es cada vez más sedentaria. Principalmente si nuestro trabajo se desarrolla en una oficina o teletrabajando en casa, con muebles menos ergonómicos que no están preparados para ello o nosotros mismos cogiendo el ordenador en la cama o el sofá. Y, aunque hagamos ejercicio para compensar esas ocho horas frente al portátil, no es suficiente.

Nuestra espalda tiende a encorvarse, no posicionamos los hombros atrás y coge una postura que puede generarnos intensos dolores de cuello y de hombros. Al día siguiente, además, lo normal es que volvamos a adoptar esa misma posición, debido a la memoria muscular. Y lo mismo ocurre si en nuestro trabajo o en nuestra rutina diaria levantamos peso. Aunque lo hagamos con cuidado, si doblamos la espalda para coger del suelo cajas o levantamos pesas de forma errónea, sobrecargamos los lumbares y nos podemos lesionar. De ahí que sea tan importante una técnica correcta de los ejercicios y ponerse siempre en manos de entrenadores profesionales.

LA POSTURA CORRECTA

Es importante mantener las tres curvas naturales de la espalda, alinear los hombros a la cadera y sobre ellos la cabeza erguida cuando estamos sentados, sin cruzar las piernas. Y cuando cogemos peso, debemos flexionar las rodillas y, desde la altura del objeto que queremos levantar, incorporarnos volviendo a estirarlas. De este modo crearemos una especie de efecto muelle que nos amortiguará.

Queremos llegar a cumplir la máxima edad con la mejor salud posible. Es esencial mantener una buena postura porque, si no lo hacemos, el resultado puede afectar gravemente a la salud: desalinea los músculos y el esqueleto; disminuye la flexibilidad y desgasta la columna vertebral, provocando que ésta sea más frágil y con tendencia a lesiones; afecta también a la forma correcta de mover las articulaciones y al equilibrio; y, además, dificulta la digestión y la respiración.

Realizar ejercicio físico de forma habitual, por lo menos tres días en semana, dormir en una postura adecuada en la que el cuello mantenga la línea de la columna vertebral y mantener una alimentación sana y equilibrada pmejorarán nuestros hábitos y os harán más conscientes. Y el uso de correctores posturales precisamente en este último punto, pueden ser un gran apoyo para vernos mejor colocados en los hábitos diarios,mejorando la propiocepción.

BENEFICIOS DEL CORRECTOR POSTURAL

El corrector postural de espalda es una prenda utilizada para tratar dolencias de espaldas y hombros. Se suele emplear en tratamientos fisioterapéuticos para lesiones y para alinear la columna y evitar contracturas. Se recomienda su uso durante todas las actividades diarias o deportivas que puedan llevar consigo una mala alineación de la espalda, como caminar, estar sentado frente a una pantalla o hacer ejercicio físico. Con ellos conseguimos:

Mejorar la memoria de nuestro cuerpo. Al igual que ocurre si tuviéramos siempre una mala postura, al repetir nuestras actividades con la postura adecuada gracias al corrector, nuestros músculos la recuerdan y en poco tiempo seguiremos manteniendo esa postura sin necesidad ya de requerir de uno.

Fortalecer los músculos de la espalda. Incluso los hombros se ven fortalecidos con las buenas posturas, que evita el mal uso de nuestro cuerpo. Además, su reforzamiento facilita la memoria de los músculos para recuperar la alineación correcta cuanto antes.

Ayudar a adoptar posturas adecuadas durante el ejercicio. Durante actividades deportivas, principalmente en el levantamiento de pesas, obliga a adoptar una posición adecuada, con los hombros y las clavículas en línea, lo que evita que el exceso de peso genere tensiones musculares o, incluso, lesiones. De hecho,muchos halterófilos utilizan este tipo de accesorios para conseguir levantar más kilos con esta ayuda externa.

Eso sí, no se debe utilizar durante todo el día, para no atrofiar los músculos. Ni dormir con él. Se aconseja utilizarlo alrededor de dos horas al día, principalmente cuando estemos sentados frente a una pantalla.

Ahora es mucho más fácil tenerlos y usarlos. Además de los de gran tamaño que se utilizan en las clínicas, encontramos en el mercado unos correctores musculares de un menor tamaño que se adaptan cómodamente a nuestro cuerpo y se pueden disimular debajo de la ropa.

 

Fuente: Diario Marca.

 

TENS ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?

La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea o Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation (TENS), consiste en la aplicación de corriente eléctrica a través de electrodos de superficie, pegados sobre la piel, con el objetivo de tratar o eliminar el dolor.

En fisioterapia es muy frecuente y en combinación con otras técnicas terapéuticas, es de las más utilizadas. Los impulsos dolorosos se transmiten a la médula mediante fibras subcutáneas (delta). El TENS crea una hiperestimulación de las fibras sensitivas que bloquea la transmisión sináptica de las fibras a nivel medular. Esto causa la estimulación de las neuronas descendentes y afecta a la transmisión del dolor.

Es más efectivo en el tratamiento del dolor agudo y sobre todo cuando está localizado. Se consigue una disminución del dolor sin utilizar métodos invasivos. Existe una acomodación del paciente, que se puede producir durante la sesión y hace que el tratamiento sea menos efectivo. La primera sesión es orientativa no indica un éxito o fracaso, la duración del tratamiento es variable según la respuesta obtenida, deberían existir cambios en las primeras 10 sesiones, aunque en algunos casos se prolonga 3 semanas.

Precauciones

Los TENS no deben utilizarse en personas que presente alguno de los padecimientos:

  • Pacientes con marcapasos.
  • Personas que padecen cáncer.
  • No aplicar sobre los senos carotídeos.
  • Mujeres gestantes.
  • Pacientes epilépticos.
  • No usar sobre zonas de flebitis, tromboflebitis, varices.
  • No aplicar sobre zonas hemorrágicas.

 

Bibliografía

  • Jorge E. Martin Cordero. Agentes físicos terapéuticos. La Habana: ECIMED, 2008.
  • J. Amer-Cuenca. Programación y aplicación de la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea TENS: Guía práctica clínica basada en la evidencia. 2010.
  • Megía García Á, et al. Efectos analgésicos de la estimulación eléctrica nerviosa transcutánea en pacientes con fibromialgia: una revisión sistemática. Aten Primaria. 2018

 

 

 

¿ Dolor LUMBAR ??  Porqué y sus causas !!

El dolor lumbar es uno de los síntomas más frecuentes en la población adulta y es responsable de un importante número de pérdida de horas de trabajo a lo largo del año. Si bien se suele asociar o definir como “dolor de riñones”, habitualmente no está relacionado con la afectación del riñón. El dolor puede localizarse en la parte alta o en la parte baja de la región lumbar, cerca de los glúteos. El dolor puede extenderse a ambos glúteos, a la zona de las ingles y, en ocasiones, puede bajar por una pierna llegando hasta el pie, lo que se denomina ciática. La ciática se debe a la compresión de un nervio encargado de recoger la sensibilidad de las piernas, el nervio ciático, al salir desde la médula espinal entre las vértebras lumbares o entre la última vértebra lumbar y el hueso sacro. La ciática, además de como un dolor invalidante, puede manifestarse como una descarga eléctrica que baja por la pierna. La ciática puede asociarse con alteraciones de la sensibilidad y con problemas para mover la pierna cuando la compresión de la raíz nerviosa se mantiene durante mucho tiempo.

 

¿Cuáles son las causas de dolor lumbar?


En la mayor parte de las ocasiones el dolor lumbar es debido a una distensión de la espalda, a dolor postural (lumbago) o a problemas mecánicos de la columna como consecuencia de un esfuerzo o una mala postura; sus causas posibles son:

  • Dolor procedente de la columna vertebral. En estas circunstancias, el dolor puede quedarse limitado a la zona lumbar o puede extenderse a la zona de las ingles, muslos, nalgas o bajar por las piernas. Pude ser debido a:
  • Anomalías congénitas de la columna lumbar:

    -Espondilolisis. Es la causa más frecuente de dolor lumbar en adolescentes. Se trata de una anomalía vertebral congénita (de nacimiento) que habitualmente no suele producir ningún síntoma, pero que a veces puede doler cuando se está creciendo o cuando se realiza algún deporte, frecuentemente como consecuencia de una pequeña fractura en el lugar donde se encuentra la anomalía vertebral. Se diagnostica con una radiografía o un TAC de la zona.

    -Espondilolistesis. Consiste en el deslizamiento de una vértebra hacia adelante, generalmente de una vértebra lumbar baja, L4 o L5. Puede tratarse de una anomalía congénita, ser debida a una enfermedad vertebral degenerativa o ser debida a algún otro problema vertebral, por ejemplo una complicación de la espondilolisis. Puede cursar sin síntomas, producir dolor lumbar crónico o afectar a una raíz nerviosa dando lugar a una ciática. En ocasiones es responsable de una estenosis del canal lumbar o de un síndrome de la cola de caballo.

    -Cifoescoliosis. Se trata de una curvatura anormal de la columna vertebral que frecuentemente produce dolor lumbar, en ocasiones con una ciática asociada.

    -Espina bífida oculta. Se debe a la falta de cierre de una o varias vértebras en su zona posterior. En la espina bífida oculta las meninges y la médula espinal no están afectadas. La mayoría de los casos son asintomáticos.

  • Traumatismos:

    -Dislocación o fracturas vertebrales debidas a golpes o accidentes. Pueden asociarse a problemas neurológicos si producen una compresión de la médula espinal.

    -Distensión de espalda. Se produce por el estiramiento exagerado, con desgarro, de los ligamentos de la columna como consecuencia de caídas, golpes, accidentes, malas posturas o esfuerzos, como el levantamiento de un objeto pesado. No se observan alteraciones radiológicas y el dolor se localiza en la zona lumbar.

  • Problemas mecánicos de la columna. Consisten en el daño de la columna por pequeños esfuerzos o malas posturas en personas que ya tienen una alteración degenerativa de la columna vertebral. Pueden producir dolor continuo o dolor cuando la espalda es sometida a una mayor actividad. Incluiría a:

    -Hernia discal. Consiste en la herniación (salida fuera de su sitio) de un disco intervertebral (una especie de “almohadilla” que se encuentra entre las vértebras). Puede producir dolor localizado en la zona lumbar o dolor irradiado por una raíz nerviosa (ciática).

    -Degeneración del disco intervertebral. Se trata de una destrucción progresiva del disco intervertebral asociada a la edad.

    -Degeneración de las articulaciones intervertebrales.

  • Enfermedades degenerativas:

    -Estenosis del canal lumbar. Se trata de dolor lumbar o en las nalgas al caminar o al estar de pie, como consecuencia de un estrechamiento en el canal de la médula espinal.

    -Estrechamiento del agujero foraminal. Produce un dolor ciático indistinguible del producido por una hernia discal.

    -Artrosis de la columna. Aparece a edades avanzadas. Produce dolor lumbar que aumenta con el movimiento y se acompaña de rigidez, sin que haya una buena correlación entre los síntomas y el hallazgo radiológico, es decir, puede haber mucha afectación radiológica y pocos síntomas o muchos síntomas sin apenas alteraciones en las radiografías. Suele asociarse a la formación de osteofitos, unos crecimientos anormales del hueso que pueden comprimir las raíces nerviosas produciendo ciática o una estenosis del canal lumbar.

  • Enfermedades reumatológicas (espondilitis anquilosante). Suelen afectar a varones menores de 40 años, produciendo dolor lento y progresivo que mejora con el ejercicio en la región lumbar baja y en las nalgas.
  • Infecciones vertebrales (osteomielitis vertebral) o de los discos intervertebrales (discitis). Suelen acompañarse de dolor continuo, fiebre y otros síntomas de afectación general. Si se acompaña de afectación neurológica se debe pensar en una absceso (colección de pus) epidural.
  • Cánceres primarios (linfomas) o metastáticos (próstata). Suelen producir dolor continuo que aumenta por la noche.
  • Osteoporosis. Se produce en personas de edad avanzada. La osteoporosis hace más frágiles a las vértebras favoreciendo su aplastamiento, lo que se asocia con intenso dolor local que cede espontáneamente después de varias semanas. La mayoría de los aplastamientos vertebrales son, sin embargo, asintomáticaos y conducen a la reducción de la estatura y a la aparición de cifosis progresiva (postura como agachada debida a la curvatura de la columna).
  • Dolor por pinzamiento de una raíz nerviosa (ciática). Si la afectación vertebral produce un pinzamiento de alguna raíz nerviosa, el dolor puede extenderse por la pierna y puede tener características como de calambres o latigazos. El dolor por compresión de una raíz nerviosa suele aumentar al toser, al estornudar, al levantar objetos pesados, al hacer fuerza como para hacer de vientre o con determinadas posturas, como sentarse y cruzar las piernas. Puede ser debido a:
  • Hernia discal.
  • Espondilolistesis.
  • Estrechamiento del agujero foraminal.
  • Otras causas.
  • Dolor postural (lumbago). Se produce por irritación de los ligamentos o músculos y suele aparecer tras realizar determinados ejercicios o posturas, pudiendo asociarse con dolor y contractura de la musculatura paraespinal (los músculos que se sitúan a ambos lados de la columna vertebral). Para llegar a su diagnóstico deben descartarse otras enfermedades que causen dolor lumbar. El dolor suele aparecer tras permanecer largo rato sentado o de pie y mejora al tumbarse.
  • Dolor procedente de determinadas estructuras del tórax, del abdomen o de la pelvis. En general el dolor se advirte originalmente en la tripa y puede sentirse reflejado en la región lumbar. No suele modificarse con la postura. Pude ser debido a:
  • Enfermedades del páncreas (pancreatitis crónica o cáncer de páncreas).
  • Enfermedades del estómago (sobre todo cánceres de estómago).
  • Enfermedades renales (cólico nefrítico, pielonefritis o cáncer de riñón). Las enfermedades renales son una causa frecuente de dolor lumbar agudo.
  • Enfermedades pélvicas, fundamentalmente cánceres de origen ginecológico.
  • Aneurisma de aorta abdominal.

Ante cualquier dolor lumbar prolongado en el tiempo se debe siempre descartar una causa grave. Los datos que sugieren que puede haber una causa grave detrás del dolor son:

  • La presencia de dolor por la noche o mientras se está en reposo.
  • La historia previa de cáncer.
  • La presencia de infecciones crónicas.
  • Si se acompaña de fiebre o pérdida de peso.
  • El antecedente de un traumatismo en la zona.
  • Una edad superior a los 70 años.
  • La asociación del dolor con incontinencia urinaria (escape de orina).
  • La asociación del dolor con una alteración neurológica progresiva (pérdida de fuerza en las piernas, hormigueos, etc.).
  • Su aparición en personas que consumen corticoides o drogas intravenosas.



¿Cómo se diagnostica el dolor?


Ante un dolor lumbar agudo se debería realizar:

  • Una cuidadosa historia clínica que recoja los datos que sugieren una posible causa grave.
  • Una exploración física que incluya exploración abdominal y prostática en varones. Además, deben realizarse diversas maniobras que permitan descartar afectación de la cadera y evaluar la posibilidad de compresión de una raíz nerviosa.

Si se descartara una potencial causa grave de dolor se puede recomendar un tratamiento y esperar la evolución durante varias semanas.

No existe indicación para solicitar ninguna prueba radiológica ante un dolor lumbar agudo si no existe una potencial causa grave de dolor lumbar (es decir, exista un cáncer o una sospecha de cáncer, exista una sospecha de infección de una vértebra o haya afectación de los nervios). Si existiera alguna potencial causa grave de dolor o si no existiera pero no hubiera mejoría del dolor después de varias semanas de tratamiento, se podría realizar alguna de estas pruebas:

  • Análisis de sangre y orina. No suelen ser necesarios para evaluar un dolor agudo a no ser que se sospeche una enfermedad grave o la posibilidad de un dolor secundario a la afectación de algún órgano abdominal.
  • Radiografía de columna y, si fuera necesario, un TAC o una RMN de la columna. Las indicaciones de estas dos últimas pruebas deberían limitarse a aquellas situaciones donde se sospechen enfermedades determinadas. Su realización rutinaria en todos los pacientes con dolor lumbar no suele ser de ayuda, aunque su solicitud es probablemente exagerada en la actualidad.
  • Gammagrafía ósea para ver si hay una infección o una inflamación en la columna.
  • En algunos pacientes puede ser necesario realizar un electromiograma para ver si existe afectación de los nervios que bajan a las piernas.

¿Cuál es el tratamiento del dolor lumbar?


El tratamiento depende de la causa del dolor lumbar. En ocasiones se puede requerir cirugía, habitualmente cuando existe afectación neurológica grave (estenosis del canal lumbar, afectación radicular, escoliosis, deformidades posturales, etc.). Para su manejo pueden dividirse en:

  • Dolor lumbar agudo sin ciática (sin afectación de raíces nerviosas). Se trata de un dolor que dura menos de 3 meses. La mayoría de ellos son lumbagos posturales que ceden con el reposo y se agravan con el movimiento. Casi todos se recuperan en días o pocas semanas, muchos de ellos sin ningún tratamiento. Se debe siempre descartar que pudiera haber detrás una causa grave, no siendo generalmente necesario realizar ninguna radiografía especial. Las recomendaciones generales para su manejo son:
  • No se aconseja el reposo en cama aunque, si el dolor es muy agudo, puede recomendarse durante un máximo de 48 horas. Es conveniente caminar y evitar el ejercicio intenso.
  • En ocasiones puede ser beneficioso aplicarse calor local (manta eléctrica).
  • La manipulación espinal, aplicada por profesionales (fisioterapeutas), puede ser eficaz en algunos pacientes.
  • Otros tratamientos como los masajes, acupuntura, láser, ultrasonidos, magnetoterapia, corsés y tracción lumbar, no han demostrado ser más eficaces que los analgésicos.
  • Los ejercicios de fortalecimiento de la columna no se han demostrado eficaces para el tratamiento del dolor agudo.
  • Se deben recomendar analgésicos o anti-inflamatorios, asociados a relajantes musculares por la noche. El tratamiento con analgésicos más potentes como el tramadol o derivados opiáceos, debe limitarse a pacientes con dolor que no cede a los tratamientos habituales.
  • Dolor lumbar crónico sin ciática. Se define como un dolor que persiste más de 3 meses. El manejo es similar al de los pacientes con dolor lumbar agudo, si bien está todavía menos clara la eficacia del tratamiento con opiáceos:
  • Se ha demostrado eficaz la realización de programas de ejercicios que complementen la actividad aeróbica (ejercicios de intensidad baja/media y de larga duración) con el fortalecimiento y estiramiento de la musculatura lumbar.
  • La realización de yoga es eficaz en algunos pacientes.
  • El tratamiento farmacológico con paracetamol y antidepresivos reduce el dolor en la mayoría de personas.
  • Han demostrado también cierta eficacia los tratamientos conductuales por parte de psicólogos entrenados y la manipulación espinal.
  • La realización de otros tratamientos como masajes, acupuntura, TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea), etc. o no han demostrado su eficacia o han encontrado resultados contradictorios, por lo que actualmente no deben recomendarse.
  • La inyección de diversas sustancias (corticoides u otras) en diferentes zonas de la columna, no ha demostrado tampoco ser eficaz cuando no se asocia afectación de las raíces nerviosas (ciática).
  • Tampoco el tratamiento electrotérmico o de radiofrecuencia dirigido a alterar determinados nervios o zonas de la columna implicadas en el dolor ha demostrado resultados inequívocamente favorables, por lo que tampoco debe recomendarse actualmente su utilización.
  • La cirugía dirigida a la fusión vertebral en pacientes con enfermedad degenerativa del disco intervertebral pero sin radiculopatía (ciática), tampoco ha demostrado su eficacia inequívoca y, por tanto, no se debe recomendar de forma generalizada. Sólo puede ser valorada por un especialista en aquellos casos que no responden a un tratamiento médico óptimo.
  • Dolor de espalda con afectación de la raíz nerviosa (ciática). Suele ser debido a la presencia de una hernia discal. El pronóstico de un dolor agudo de ciática es satisfactorio, con desaparición completa del dolor en los meses posteriores en la mayoría de los pacientes. En un ataque agudo de ciática se debe recomendar:
  • Vuelta a la actividad habitual a la mayor brevedad posible, no recomendándose el reposo en cama durante más de 48 horas.
  • Utilización de analgésicos o anti-inflamatorios. En casos de ausencia de respuesta a estos tratamientos se pueden utilizar derivados opiáceos durante un tiempo limitado.
  • Inyecciones epidurales (en una zona de la columna) de corticoides. Mejoran el dolor de forma temporal aunque no modifican la evolución natural de la hernia de disco y no alteran la proporción de pacientes que van a requerir cirugía.
  • Cirugía. Está indicada cuando existe un deterioro progresivo del funcionamiento del nervio ciático dañado por la compresión, consistente en pérdida de fuerza progresiva en la pierna. La cirugía urgente está indicada cuando exista un síndrome de la cola de caballo o cuando haya una afectación de la médula espinal, en general manifestados por alteraciones en la capacidad para orinar o defecar, disminución de la sensibilidad en la zona del periné (entre el ano y la zona genital) y por debilidad o espasticidad (rigidez) de ambas piernas. La cirugía también está indicada en aquellos pacientes que persisten con dolor intenso a pesar de un tratamiento médico óptimo durante 6 a 8 semanas. La cirugía mejora el dolor aunque, pasados unos años, el grado del mismo no difiere del de los pacientes con hernia discal que no han sido operados. El tipo de cirugía que se suele hacer es extirpar una parte de la vértebra y extraer el disco herniado, con o sin fusión de las vértebras.

¿Cuándo acudir al médico de atención primaria por un dolor lumbar?


Ante un dolor lumbar que persiste varios días siempre se debe acudir al médico de atención primaria. También se debe acudir si el dolor es muy intenso o si se acompaña de otros síntomas que sugieran una causa grave de la enfermedad como fiebre, pérdida de peso, alteraciones en la movilidad o sensibilidad de las piernas y alteraciones para orinar o defecar.

¿Cuándo se debe acudir a la Urgencia por un dolor lumbar?


El único motivo de acudir a urgencias es la intensidad del dolor y la asociación de síntomas graves de la enfermedad. Si el dolor se inicia de forma brusca y es muy intenso puede tratarse de un cólico nefrítico que requiere un tratamiento rápido para reducir el dolor. Si el dolor es intenso y hay datos de afectación radicular (ciática) puede también requerirse una recomendación urgente sobre el tipo de tratamiento a recibir. Si se asocia a fiebre puede tratarse de una infección del riñón, una infección de una vértebra u otra complicación que también requiere valoración urgente. Por último, en función de otros síntomas asociados (fiebre, malestar general, atontamiento, bajada de tensión, alteraciones en la movilidad o sensibilidad de las piernas, alteraciones para orinar o defecar, etc.) puede haber también indicación de acudir a urgencias.

¿ Por qué hay que descansar bien durante la noche?

Tenemos demasiadas exigencias en cuanto a nuestro tiempo (trabajo, familia, mandados), sin contar que queremos encontrar tiempo para relajarnos. Para que todo encaje, a veces sacrificamos el sueño. Sin embargo, el sueño afecta tanto la salud física como la mental. Es fundamental para nuestro bienestar.

Por supuesto que dormir hace que uno se sienta descansado todos los días. Sin embargo, mientras uno duerme, no solamente la mente y el cuerpo se apagan. Durante la noche, los órganos y los procesos internos trabajan arduamente.

"El dormir mantiene todos los aspectos del cuerpo de una forma u otra: el equilibrio energético y molecular, así como también la función intelectual, el estado de alerta y el humor", explica el Dr. Merrill Mitler, experto en sueño y neurocientífico del NIH.

Cuando uno está cansado, no tiene el mejor rendimiento posible. El dormir ayuda a pensar con más claridad, a tener mejores reflejos y a concentrarse mejor. "La realidad es que cuando observamos a alguien que ha descansado bien, esa persona está operando a un nivel distinto que quienes intentan seguir con una o dos horas de sueño por noche", cuenta Miller.

"La pérdida de sueño daña los niveles superiores de razonamiento, resolución de problemas y atención a los detalles", explica Miller. Las personas que están cansadas tienden a ser menos productivas en el trabajo. Tienen más posibilidades de sufrir accidentes de tránsito. La falta de sueño también influye sobre el humor, que puede afectar la manera en que uno interactúa con otros. El déficit de sueño, con el paso del tiempo, incluso puede incrementar el riesgo de sufrir depresión.

Sin embargo, descansar no solamente es fundamental para el cerebro. "El descanso afecta a casi todos los tejidos de nuestro cuerpo", dice el Dr. Michael Twery, un experto del NIH en el sueño. "Afecta las hormonas de crecimiento y del estrés, nuestro sistema inmunitario, el apetito, la respiración, la presión arterial y la salud cardiovascular."

La investigación demuestra que la falta de sueño aumenta el riesgo de padecer obesidad, enfermedades del corazón e infecciones. Durante la noche, la frecuencia cardíaca, la frecuencia de respiración y la presión arterial suben y bajan, un proceso que puede ser importante para la salud cardiovascular. Mientras duerme, el cuerpo libera hormonas que ayudan a reparar las células y a controlar el uso de la energía que hace el cuerpo. Estos cambios hormonales pueden afectar su peso corporal.

"Investigaciones actuales demuestran que una falta de sueño puede producir condiciones parecidas a la diabetes en personas que de otro modo son saludables", cuenta Mitler.

En estudios recientes se ha descubierto que el sueño puede afectar la eficacia de las vacunaciones. Twery describió investigaciones que demuestran que las personas que descansaban bien y recibían la vacuna contra la gripe desarrollaban una protección más fuerte contra la enfermedad.

Una buena noche de sueño consiste en 4 o 5 ciclos de sueño. Cada ciclo incluye períodos de sueño profundo y movimientos oculares rápidos (MOR) o sueño desincronizado, cuando soñamos. "A medida que avanza la noche, la porción de ese ciclo que se encuentra en sueño desincronizado aumenta. Resulta que este patrón de ciclos y progresión es fundamental para la biología del sueño" cuenta Twery.

Si bien las necesidades personales varían, en promedio, un adulto necesita entre 7 y 8 horas de sueño por noche. Los bebés generalmente duermen unas 16 horas diarias. Los niños pequeños necesitan unas 10 horas de sueño, mientras que los adolescentes necesitan, al menos, 9 horas. Para lograr el máximo de los beneficios restauradores del sueño, es importante lograr una noche completa de sueño de calidad, dice Twery.

Muchas cosas pueden interrumpir el sueño. Los estimulantes tales como la cafeína o algunos medicamentos pueden mantenerlo activo. Las distracciones como aparatos electrónicos (en especial la luz de televisores, teléfonos celulares, tablets y lectores electrónicos) pueden evitar que uno tenga se duerma.

A medida que una persona envejece, es posible que no duerma lo suficiente debido a una enfermedad, medicamentos o trastornos en el sueño. Según ciertos cálculos, alrededor de 70 millones de estadounidenses de todas las edades padecen problemas crónicos de sueño. Los dos trastornos más comunes relacionados con el sueño son el insomnio y la apnea del sueño.

Las personas que padecen insomnio tienen problemas para quedarse dormidos o permanecer dormidos. Por lo general, la ansiedad por querer dormirse empeora la situación. La mayoría de las personas tienen insomnio ocasionalmente. Sin embargo, el insomnio crónico (que dura al menos 3 noches por semana durante más de un mes) puede desencadenar graves problemas durante el día, como agotamiento, irritabilidad y dificultad para concentrarse.

Entre los tratamientos más comunes se encuentran la relajación y las técnicas de respiración profunda. A veces se puede recetar un medicamento, pero debe consultar con un médico antes de probar con algún somnífero de venta libre, ya que es posible que este tipo de fármacos lo dejen poco revitalizado por la mañana.

Las personas con apnea del sueño presentan fuertes ronquidos de pausas disparejas (aunque no todos los que roncan tienen apnea). La respiración se interrumpe repetidamente o es superficial. Si usted padece de apnea, no le llega suficiente oxígeno y el cerebro irrumpe el sueño para abrir la tráquea.

La apnea es peligrosa. "Hay poco intercambio de aire por 10 segundos o más por vez", explica el Dr. Phyllis Zee, experto en apnea del sueño de la Universidad de Northwestern (Northwestern University). "El nivel de oxígeno baja y se activa la respuesta de hiperexcitación. La presión arterial se dispara, la frecuencia cardíaca fluctúa y el cerebro lo despierta parcialmente para que comience a respirar de nuevo. Esto genera estrés"

La apnea puede provocar cansancio y mal humor. Puede tener problemas para pensar con claridad. "La apnea también afecta a los vasos sanguíneos que llegan al cerebro, por lo que aumenta el riesgo de que sufra un accidente cerebrovascular", agrega Zee.

Si usted padece de apnea leve del sueño, puede intentar dormir de lado, ejercitar o perder peso para reducir los síntomas. Una máquina CPAP, que bombea aire a la garganta para mantener la vía respiratoria abierta, también puede servir. Otro tratamiento consiste en usar una placa dental que lleva la mandíbula inferior un poco más adelante. En algunos casos, sin embargo, la gente con apnea del sueño necesita cirugía.

"Si usted ronca crónicamente y se despierta ahogado o con la respiración entrecortada y durante el día se siente soñoliento, cuénteselo a su médico y pida un examen", aconseja Zee.

Actualmente, el NIH financia diversos estudios para obtener una mejor comprensión de la apnea del sueño y otros aspectos del sueño. Se ha diseñado un estudio de 5 años de duración con 10.000 mujeres embarazadas para medir los efectos de la apnea en la salud de la madre y del bebé. Zee cuenta que este estudio aclarará cuestiones sobre la apnea y sobre la importancia del tratamiento.

Descansar bien es fundamental para la salud. Para que cada día sea seguro y productivo, siga ciertos pasos para asegurarse de que duerme bien regularmente.

 

Fuente: Institutos Nacionales de la Salud (NIH), 9000 Rockville Pike, Bethesda, Maryland 20892

 

Reduce tus dolores, mejora tu bienestar y favorece tu relajación

Te espero en un espacio amplio, en exclusiva para ti, con música relajante, aromas y colores cálidos. ¡TÚ ESPACIO!
Alexander Navajas Álvarez - Doctoralia.es